16 de julio de 2017

Vía Ferrata "la Cantera" (la Vilavella)

No hace mucho todos los amantes de las actividades de montaña de Castelló recibíamos una bonita noticia: una nueva vía ferrata estaba acabando de ser instalada en la provincia, concretamente en la Vilavella. Poco a poco en las redes sociales se iban desvelando más detalles sobre la ferrata y la cosa pintaba muy bien, lo que nos hacía esperar con ansias la fecha de la inauguración. Por fin ese día llegó, y estando la Vilavella a escasos siete kilómetros de Betxí no tardamos mucho en ir a probarla. A continuación una pequeña reseña y un buen puñado de fotos de esta nueva vía ferrata de la Cantera.






Nos encontramos ante una ferrata realmente curiosa, y no solo por que se haya instalado en lo que fue una antigua cantera, explotada para sacar las piedras con las que se construirían la escollera del puerto de Borriana, si no que también por que se trata de una ferrata prácticamente urbana, de hecho el retorno se hace por los callejones de pueblo, por lo que el prácticamente sobra, es una ferrata urbana. La vía está graduada como K3, tiene un recorrido de 130 metros en el que salva un desnivel de 100. Tiene orientación este, por lo que es ideal para hacerla en verano a última hora de la tarde y en invierno a media mañana. Ha sido equipada por la gente de Spainparks y Viunatura.

Como apunte curioso, la Vilavella es un buen punto de partida para realizar variadas rutas por las montañas más orientales de la Serra d'Espadà, ya sea a pie, corriendo o en bici, de hecho de allí parte la Trans-Espadà, recorrido (GR-36) que atraviesa la sierra de este a oeste, también se celebra allí una popular y concurrida carrera de montaña, por lo que la gente del pueblo está más que acostumbrada a ver senderistas, corredores o ciclistas casi todos los días. A lo que no estaban tan acostumbrados, y sobre todo la gente más mayor, es a ver por el pueblo gente con arnés, casco y toda la parafernalia y les resulta chocante, lo mismo que ver a gente encaramarse por su cantera, a la que se le tiene mucho apego en la Vilavella. Esta vía ferrata ha creado mucha expectación en esta pequeña localidad de la Plana Baixa.

Entremos en materia. La aproximación es inmediata, tanto como llegar, aparcar, equiparnos, cruzar las instalaciones deportivas y llegar a pie de cantera, donde encontraremos un panel informativo de la ferrata que vamos a escalar. Atravesamos una zona de derrubios y de inmediato nos enganchamos al cable de vida, no tardan en aparecer las grapas, en una primera sección vertical por la que cogemos altura y conduce al que es el punto fuerte de esta ferrata, que empieza con una corta pero desplomada travesía horizontal, en la que ya se empieza a sentir el ambiente, a esta le sigue otro tramo vertical desplomado, al que le seguirá una larga travesía horizontal. Esta se inicia con un corto puente monocable, seguida de otro tramo con grapas al que le sigue un pequeño pero aéreo puente tibetano, en el que los listones de madera están bastante separados y en el que solo contamos con el cable de vida para asirnos, y este está en el lado de la pared, por lo que el puente se inclina ligeramente hacia el vacío, creando una vertiginosa sensación. Otro tramo con grapas remata esta atractiva sección horizontal. A partir de aquí dos opciones tenemos para finalizar la ferrata; o bien hacia abajo, descendiendo por grapas hasta la reunión de un rápel volado de 24 metros, o bien hacia arriba, afrontando un vertical desplomado con ligero desplazamiento a la derecha, luego superaremos un pequeño espolón y ya saldremos a la recta final de la ferrata, que ya se hace andando, por unos escalones de madera y ayudados por unas cadenas, las mismas que nos ayudarán a salvar los resaltes rocosos que anticipan el final de esta bonita ferrata, que como todas las de la provincia, se hace corta...cuando le estás tomando el gusto, se termina, pero en esta en concreto más no se puede pedir, al estar en una cantera el recorrido está muy limitado, pero los instaladores se han currado una ingeniosa y divertida línea, desde aquí mis felicitaciones. Se puede completar la actividad visitando los restos del castillo árabe de la Vilavella, desde el cual tendremos unas impresionantes vistas de la Plana. Desde allí el sendero de retorno baja hasta l'Ermita de Sant Sebastià, regresaremos al punto de inicio bajando por los estrechos, bonitos y blancos callejones que suben a la ermita. En las instalaciones deportivas tienen bar con terraza, donde podremos tomarnos una buena jarra de cerveza después de haber realizado tan entretenida y aérea actividad.

Un saludo a tod@s.


El campo de fútbol de la Vilavella siempre ha sido famoso en la comarca por haber estado a pies de la cantera, estos días la que es famosa es la cantera, por albergar,, a partir de ahora, esta ferrata.
Esta ferrata es una golosina que tenemos a cinco minutos de casa, y en el mes que lleva abierta al público la he hecho ya tres veces, una con Jesús, otra con Eva y la tercera con su primo Jaime, que es con quien estoy en esta imagen.

Panel informativo con las características de la ferrata.

El primer tramo de la ferrata se hace andando, ayudados por grapas dispersas.

Jesús en la primera vertical, mientras otra cordada se prepara para realizar el rápel.
La ferrata se instaló a raíz de unos trabajos que se estaban haciendo para evitar la caída de piedras de la cantera. Fijaos en el muro de abajo los efectos de la caída de una "chinita" de estas.



El día que fui con Eva -sábado- había una celebración en la terraza del bar, con karaoke a toda leche incluido, así que mientras subíamos tuvimos una banda sonora en la que no faltaron gallos, estridentes desafines y "temazos" como Despacito 💩, o Mi Gran Noche 🙉.

Desde la primera vertical ya podemos ver el puente tibetano de la travesía horizontal.

Le cedo mi cámara a Jesús, así salgo yo también en alguna foto.

Eva llegando a la zona del puente monocable.

Pequeña travesía horizontal desplomado, uno de los pasos más bonitos del recorrido.

Para llegar al puente también desploma un poco.

El monocable, corto pero vertiginoso.



La horizontal sigue con unas grapas...

...y de inmediato llega el puente tibetano.

En mi opinión, el punto más delicado de todo el recorrido.


Este es el punto donde podemos optar, si seguir subiendo o bajar a hacer el rápel.

En ninguna de las tres ocasiones nos trajimos una cuerda lo suficientemente larga, así que tiramos para arriba. Pero por descontado que volveremos para hacer ese rápel.
La parte final salva un desplome y luego sube a este espolón.

Último tramo con grapas de la ferrata. 

Menudo palco para ver el fútbol...si nos gustase.

Tramo con escalones.

Excelsas vistas de la Plana tapizada de naranjos. Al fondo el Desert de les Palmes.

Los últimos resaltes los salvamos con la ayuda de unas cadenas.

Después de la ferrata vale mucho la pena darse un garbeo por las ruinas del castillo.

La Vilavella y su castillo.

El sendero de retorno está muy bien señalizado con estos carteles. Como veis se han currado hasta el más mínimo detalle. Muy original.

El sendero desemboca en l'Ermita de Sant Sebastià...

...y desde allí, atravesando calles tan bonitas como esta y como la de la foto de abajo llegaremos al punto de inicio.




Cierro con dos vídeos de la ferrata, el primero es del día que fui con Jesús, un chico estaba grabando a sus compañeros con un drone y tuvo la cortesía de cedernos el fragmento de vídeo en el que salíamos nosotros, gracias Mose!!. El segundo es de cosecha propia, con imágenes del día que fui con Eva y del que fui con Jaime. La música que acompaña el vídeo es caña burra de la buena, con los Soziedad Alkoholika en una acelerada versión del Sorprendente de los míticos Leño.


video

14 comentarios:

  1. Esta chula Dani, sin duda es una gran noticia que la hayan instalado.
    A disfrutarla 😉
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y además no la han instalado en ningún paraje natural, aunque lo fuese antes de la cantera, sino que han aprovechado esta pared "artificial".
      Seguro que, teniéndola tan cerca de casa, iremos unas cuantas veces más a hacerla-

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Buenos días Dani,

    Uff, una ferrata!!! Sólo ver las fotos y ya se me ponen lo pelos de punta, je,je.
    Bonitas fotos que reflejan lo emocionante de la actividad...aunque no hay nada como vivirla!!!
    Un abrazo!!
    Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa.

      Efectivamente, corta pero emocionante, y con una gran sensación de verticalidad, se han currado una línea muy guapa los instaladores.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Dani!!!

    Espectacular la vía, y encima al ladito de casa!!!
    Me se de uno que más de una tarde de esas de "no se que hacer hoy" se va a calzar el arnes y el disipador y se va a acercar...
    Este verano no pasa que la haga, y más pillándome "medio de camino" de Montanejos a Sabadell, ideal para hacerla cuando me vuelva para casa... jejeje
    A ver si este verano podemos coincidir algún día para hacer alguna cosilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David.

      Ya tienes una más en la lista de pendientes en Castellón jajaja. El día ese que pares a medio camino a hacer la ferrata dame un toque, y si me cuadra me apunto.
      Es verdad, las quedadas después del Puigmal se han quedado en intento, a ver si para la segunda quincena de agosto puedo sacar un finde y quedamos para hacer algo por Pirineos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani.

    Ferratas urbanas, que buena manera de hacer reclamo para visitar el pueblo (y el castillo) en cuestión.
    Me da a mí que van a caer unas cuantas veces más...jejeje.

    No estaría mal que en la Vilavella hubiera una pista de squash, partidito, luego ferrata y como jugar al futbol no es lo nuestro, aparte que estaríamos ya servidos, una jarras en esa terraza viendo como cae la tarde....
    Toni.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toni.

      Pues mira, viviendo a siete kilómetros, y después de casi 40 años, han tenido que instalar esta ferrata para que al fin conociese el castillo de la Vilavella, y esas calles blancas y empinadas, que no tenía ni repajolera idea que estaban...
      Bueno, pista de squash creo que no hay, pero ferrata y cerveza ya es un buen plan...y además, por si se terciase, en la Vilavella hay balneario de aguas termales (eso si lo sabía jeje), pero ese es mejor plan para el invierno creo yo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani
    Seguro que antes de que termine el verano te vemos otra vez por allí, además tan cerca de casa, cualquier rato libre ya verás ya jajaja.

    Una suerte tener cerca de casa todas estas cosas, rutas sendeistas, ahora ferratas....de todo!!!

    Cuando se den cuenta de esa tribuna las vistas que tiene, verás como venden pases para ver el futbol desde las alturas jajaja.

    Un abrazo y a disfrutarla
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose.

      Como me conoces jejeje. Una gran iniciativa la del ayuntamiento de la Vilavella instalar esta ferrata para dar más variedad a las actividades al aire libre que se pueden hacer en este pueblo. Y además está teniendo mucho éxito, las tres veces que he ido siempre hemos habido varias cordadas escalando la ferrata.
      Seguro que en temporada futbolera algún "friki" se sube ahí arriba a ver los partidos jejeje.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Una maravilla de principio a fin (incluida la cancion del vídeo).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime.

      Como disfrutaste canalla!!!, a ver si cogemos una tarde a Daniel y a Mar y la repetimos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Dani.

    Pues a mi solo me sale el vídeo largo, el otro no ... Me parece una gran iniciativa, utilizar una cantera en desuso, que al final acabaría siendo utilizado como vertedero, en una vía ferrata, y que a pesar de ser corta, tiene muy buena pinta.

    Me ha parecido muy original, ese paso por el puente tibetano, que se inclina al pasar; me imagino que al puente "monocable" será un puente nepali.

    Tan solo me queda la duda, de porque no han colocado el rápel al final de la vía, para poder hacer la vía del tirón y disfrutarla 100% en una sola tirada ...

    Salud y Montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eduardo.

      Había notado que al subir el vídeo directamente al blog había perdido calidad (no es que tuviera mucha, ya que el chico nos lo pasó vía whatsapp) pero si te apetece verlo entero te paso el enlace: https://youtu.be/qt2wI9enUi4, más o menos sobre el minuto 1:26 y al final del vídeo salimos Jesús y yo ;-)

      El rápel, supongo que verían ese techo y la posibilidad de hacer un descenso volado y aprovecharían. La última ocasión que fui, mientras nos tomábamos unas birras frescas en la terraza del polideportivo vimos una cordada que finalizó la ferrata y luego destrepó el último tramo hasta llegar al rápel, es una opción que no descarto la próxima vez, eso o hacer dos veces la ferrata en una tarde, una sin rápel y la otra con rápel ;-)

      Un saludo!!

      Eliminar