4 de marzo de 2017

Ares del Maestrat: Cingle de la Mola - Nevera dels Regatxols - Ruta del Roure de les Berrugues - Fajas de Cantallops y els Molins

Sábado 25 de febrero de 2017


Por tercera vez en lo poco que va de año volvemos a poner rumbo a Ares del Maestrat para hacer una ruta por su término municipal, aunque esta vez ni habrán cimas ni nieve de por medio, sino que el protagonista de esta excursión será un longevo roble, el Roure de les Berrugues. Haremos casi íntegra la circular balizada que gira en torno a él, solo que nosotros le añadiremos nuestro toque personal recorriendo, una vez más, el cingle de la Mola d'Ares al principio, y asomándonos a los precipicios de las fajas de los barrancos de Cantallops y els Molins en la parte final de la ruta, y regresando a Ares por el Camí dels Molins. Casi 20 kilómetros de puro disfrute por el Alt Maestrat y que os invito a recorrer con nosotros.








También iba a ser esta una jornada de reencuentros y presentaciones, reencuentro con Jose y Raúl del blog Trotasendas y con Andrés del blog la Morada de Sugoi, con los que hacia cerca de tres años que no compartía ruta, además también tendría el gusto de conocer a Paco, del blog A Cel Obert. Todos ellos conocerían hoy por primera vez a Eva y a Laia.
Dicho esto nos centramos en la ruta. Llegamos a Ares, ya es mala pata llegar allí y que estuvieran los dos bares cerrados, con lo bien que nos hubiese sentado un carajillete para ir cogiendo temperatura, en fin, que nos saltaremos el calentamiento y nos pondremos a andar, que tampoco es mala manera de entrar en calor. Siguiendo inicialmente el SL-CV 46 unas duras pendientes iniciales nos depositan en la faja que discurre bajo la vertiente sureste de la Mola d'Ares, sí, la misma que recorrimos hace unas semanas repletita de nieve y que estaba tan espectacular, hoy tan apenas resisten unos neveros residuales de aquella gran nevada, pero aún así el paisaje de este bonito circo es embelesador, con esas bonitas vistas de Ares o esa aérea visión sobre el Barranc dels Molins por cuyas fajas circularemos en la parte final de la ruta, sin olvidarnos de las vistas a larga distancia, excelentes hacia la propia comarca de l'Alt Maestrat y las vecinas l'Alcaltén y la Plana Alta.


No hacía un mes de nuestra última visita a Ares y allí estábamos otra vez, pero es que este pueblo seduce.

Y al igual que en nuestra última visita recorreremos la faja que recorre el Cingle de la Mola d'Ares, pero esta vez sin nieve.

Con nieve o sin nieve, la buenas vistas desde esta faja están garantizadas.

Tocó abrigarse en este tramo, ya que entraba un vientecillo muy helado.

Lo que tenemos por delante...

...y lo que dejamos detrás, de forma panorámica.

Nos asomamos hacia el Barranc dels Molins, y a la faja que recorreremos en la parte final del recorrido.

Vistas: Ares, Muelas de Ares y de Vilar, entre ellas dos el Coll d'Ares, a lo lejos Penyagolosa.

Más vistas: A la izquierda el Turmell, a la derecha el Tossal de la Nevera.


El recorrido por la faja finaliza al llegar a la Nevera dels Regatxols, desde ella bajamos hasta la fuente y refugio homónimos, donde también se encuentra el lavadero del pueblo, desde allí engancharemos con el GR-7 y por ende con la ruta del Roure de les Berrugues, ya que comparten un buen tramo. En un principio la cosa no tendrá más misterio que seguir un hormigonado hasta un colladete, todo cambiará al trasponer este, donde recuperaremos sendero y disfrutaremos de un paisaje de lo más atractivo y variopinto, en el que igual cruzaremos pasos rocosos como pasaremos bajo pequeños carrascales, también veremos algunas masías, algunas mejores conservadas que otras, y quedaremos fascinados, bueno, eso fue durante toda la ruta, pero en este tramo más, con el trabajo de piedra en seco realizado por nuestros antepasados en la zona, ya sea en forma de muro, azagador, caseta de pastor, ribazo o bancal. Las vistas también serán muy buenas, en especial hacia la zona de la comarca dels Ports, destacando Morella o la Mola Garumba. Como nota geológica en este tramo podremos contemplar mogollón de fósiles, en especial de caracoles gigantescos.


Nevera dels Regatxols, fue construida en el siglo XVII y estuvo activa hasta principios del XX, fue restaurada en 2005 y en su interior se ha habilitado un centro de interpretación sobre el comercio del hielo.

De la nevera bajaremos hasta la Font dels Regatxols, lo haremos por este atractivo sendero.

Además la mencionada fuente (foto), que data de 1818, encontramos allí también el lavadero del pueblo, y este refugio, propiedad del ayuntamiento de Ares.

Por el GR-7, por hormigonado, camino del collado que vemos en la imagen.

Al pasar a la otra vertiente recuperamos el sendero. Llegamos al Mas de Magrés, en estado de semi-ruina. Hacemos allí la parada del almuerzo.

En la fachada del mas encontramos este curioso grabado.

Se nos abren ahora nuevas vistas hacia la comarca dels Ports, destacamos la Mola Garumba (ver ruta).

Vistoso tramo del GR-7, con Morella, si andáis bien de vista la distinguiréis, al fondo.

Otro paso atractivo, esta vez bajo unos roquedos.

Uno de los numerosos fósiles que pudimos ver en este tramo de GR.

Aunque habrá alguna subida la tónica general en este tramo de GR será descendente.

Fijaos en el pedazo muro, construido piedra a piedra, sin más material, solo haré hincapié al trabajo en piedra en seco que vimos durante toda la ruta en esta foto, en fotografías anteriores y en las siguientes queda ya bien patente.


Acabamos topando con el Barranc dels Prats, allí dejamos que el GR continúe hacia Morella y cogemos el camino (PR-CV 387) que transcurre paralelo al barranco, siguiendo el sentido contrario al curso del mismo. Hacemos una larga tirada de camino, que por suerte termina cuando ya se estaba empezando a hacer monótona. Las marcas nos desvían del camino, empezando a alternar tramos con trazas de sendero con otros en los que iremos por dentro del barranco. Así, y sin querer darnos cuenta nos plantaremos ante la majestuosidad del Roure de les Berrugues, un magnífico ejemplar de roble valenciano al que le contemplan, nada más y nada menos que la friolera de 700 años, y que como no podía ser de otra manera, está catalogado como árbol monumental. No siempre se tiene el privilegio de estar junto a un ser vivo tan longevo y contagiarse de la energía que desprende, así que la larga parada que hicimos junto a él estuvo más que justificada.


Ya hemos dejado definitivamente el GR y hemos superado un tramo bastante anodino de pista, nos reencontramos con el sendero y con los robledales, no debe de andar muy lejos el Roure de les Berrugues.

Ahí lo tenemos, desde la distancia ya llama la atención

Hoy la foto de grupo no nos la hacemos en ninguna cima, sino junto a este magnífico roble de 700 años.

El Roure de les Berrugues, llamado así por los tumores de su tronco, tiene una altura de casi 11 metros, un perímetro de tronco de casi 8 y una proyección de copa de casi 80 metros.

La benjamina del grupo, Laia que aún no tiene tres años, con este anciano roble de siete siglos de edad.


Roure de les Berrugues (Ares del Maestrat) from Daniel Alcalá Almela on Vimeo.

Nos despedimos de este anciano de los bosques. La ruta sigue con la bonita tónica de grupillos de robles, trabajo de piedra en seco, masías y vistosos tramos de sendero y emprende un exigente remontada hacia el altiplano del Tossal de la Marina, desde donde se nos abrirá una bella, y al menos para mi, inédita visión de Ares y sus muelas. Desde ese punto empezamos a discurrir junto a un larguísimo muro de piedra en clara dirección Ares, que tendremos siempre a la vista. En este tramo encontraremos varios carteles que nos advertirán sobre la posible presencia de reses bravas, no estaban puestos en balde, ya que vimos de cerca un bravo morlaco, que para suerte nuestra estaba detrás de una robusta valla de hierro.


Proseguimos con la ruta, vemos otros tres robles que seguro que también serán centenarios.

Este tramo del sendero tiene secciones tan atractivas como esta...

...o como esta.

Exigente subida hacia el altiplano del Tossal de la Marina.

Camino a un Tossal vemos otro, en este caso el de la Nevera, en término de Catí.

Salimos al altiplano del Tossal de la Marina, bonita visión de Ares y sus dos muelas. Nosotros seguiremos ahora por el ancho azagador que vemos en la imagen.

Estupenda visión, con todo el "pack" de Ares: Mola de Vilar, Coll y Mola d'Ares y Ares del Maestrat y la muela del castillo.

También tenemos perspectivas, muy atractivas, hacia otros horizontes.

Viendo el punto de inicio de la ruta y tratándose de una circular el rumbo a seguir está claro, ¿no?.


Tras parar a comer en una era a la sombra de unos robles reanudamos la marcha, seguimos por el PR rumbo Ares, pero sabiendo que en algún momento nos tendremos que desviar para continuar la ruta por la faja de Cantallops, y que mejor que hacerlo que al toparnos con dicho barranco. Empezamos a transitar por su lecho, que aparenta dócil, pero que de repente se desboca en un espectacular circo con una vertical de unos 60 metros, por suerte hay una faja en la vertiente occidental de este circo por la que se puede transitar y eso haremos. Este aéreo sendero nos permitirá pasearnos sobre el salvaje precipicio de este barranco, lo de paseo es un decir, ya que aunque la faja es ancha, caminar por ella requiere sortear algunos bloques calizos a lo que hoy se sumaron algunas ramas de carrascas partidas por la nevada que también hubo que sortear, habiendo también dos pasos cortos que se le pueden atragantar a la gente con aprensión al vacío, y en los que es mejor no dar un tropiezo.


Nos desviamos del PR para ir en busca de las Fajas de Cantallops. Qué mejor manera que buscarlas que yendo por dentro del barranco, que como veis es muy dócil aquí...



...pero poco a poco va ganando profundidad...

...hasta desbocarse de forma tan salvaje en este circo. El paso donde está Eva es muy aéreo y obligado.

Ella es quien toma esta foto, en la que se aprecia mejor el patio. Ver esto con agua tiene que ser la repera.

Este paso también es obligado, ya que las carrascas y las rocas obstruyen el paso por el otro lado.

Es la tercera vez que recorro esta faja, y espero que no sea la última.

Pero no creáis que terminaba ahí el espectáculo, aún quedaba faja por delante.

Sobre todo el paso más espectacular de esta faja.

Que por cierto, Cantallops, me encanta el topónimo. Mirad que pequeños se ven mis compis.

La primera vez que pasé por aquí, hace ya seis años, en solitario, un pequeño salto de agua adornaba esta sección de la faja (ver foto).

Antes de que se nos oculte, un último vistazo de este fantástico paraje. Esta foto, hecha desde un poco más arriba hace seis años escenifica aún mejor la espectacularidad del lugar.


A medida de nuestro avance la faja va menguando en verticalidad pero no en belleza y hace un giro a oeste que nos permite ver de nuevo Ares y sobre todo la faja por la que tendremos que circular ahora si queremos asomarnos al Barranc dels Molins, y que discurre por un nivel más inferior que en el que estábamos. Bajamos a ella, es más ancha que la de Cantallops pero igual de aérea y espectacular, y enseguida nos deja con el fantástico paisaje del Barranc dels Molins, Ares y el circo de la Mola ante nosotros. Alcanzamos el paraje conocido como el Salt, donde nos llevamos una pequeña desilusión, ya que con las nevadas y el posterior deshielo esperábamos encontrarlo con agua, y hoy solo caía un imperceptible hilo de agua por este salto de 40 metros. Aún así el paraje es tan bonito que invita a recrearse en él, nosotros lo hacemos bajando a una repisa intermedia, que en caso de que el salto bajase con agua nos permitiría estar detrás de la cascada, como así pasó la primera vez que estuve aquí.


Continuamos por la faja de Cantallops, para enlazar con la del Barranc dels Molins.

Seguro que esta trepadora está rozando el centenar de años.

Tramo de transición entre la faja de Cantallóps y la del Barranc dels Molins. Emerge imponente la muela del castillo de Ares.

Tendremos que bajar ahora a la faja inferior, la de la enorme carrasca...

...que no es efecto óptico, es enorme.

Ya estamos andando por la faja del Barranc dels Molins, que como veis es bastante aérea también...

...y además es poseedora de unas amplísimas panorámicas.

Como veis esta faja es más ancha que la de Cantallops, pero en espectacularidad no le anda a la zaga.

Nos encaminamos hacia el Salt.

Las paradas a contemplar este excelente paisaje son inevitables.

Llegamos al Salt, justo en el punto donde se desprendería la cascada en caso de bajar más agua. Abajo del todo podemos ver un par de los molinos a los que hace referencia el topónimo del barranco.

La confluencia de estos dos barrancos, Cantallops y Molins, más el de la Canaleta, forman la Rambla Carbonera, que al llegar a la Plana Alta confluye con el Riu Montlleó y forma la célebre Rambla de la Viuda.

Espectacular, sin más, salvaje naturaleza.

Por la faja más pegada a los acantilados transité yo hace seis años...

...y llegué  a la repisa intermedia del Salt, lo que te permite pasar, con sumo cuidado, por detrás de la cascada.

Nosotros hoy bajamos allí por un senderillo que parte desde la parte superior. Una pena que apenas bajase agua, así vi el Salt en 2011 (foto).

Un paraje que no podéis dejar de visitar si venís a Ares del Maestrat.


Y tocaba rematar la ruta, o sea subir a Ares, 150 metros de desnivel que salvaremos siguiendo las marcas del SL-CV 45 o Camí dels Molins, por el que íbamos a quedar fascinados nuevamente por el increíble trabajo de piedra en seco, con toda la ladera, desde el fondo del barranco, hasta las casas de Ares, abancalada, lo hablábamos durante la ruta, admiramos mucho, por ejemplo, y con razón claro está, los arrozales de Vietnam, y aquí trabajos como estos de piedra en seco, que requirieron mucho sudor y tiempo y que también se hizo para subsistir, no se les valora, y en mi modesta opinión deberían tener un reconocimiento a la altura de patrimonio inmaterial de la humanidad o ese rollo.
Alcanzamos Ares, y entramos en sus calles medievales por el arco del Portalet, cuando llegamos a la plaza estaban ultimando los detalles para la hoguera y fiesta de Sant Antoni, que tuvo que ser aplazada por el temporal y que la celebraban hoy. Nosotros hicimos nuestra celebración particular, doble hoy, por una gran ruta y por los reencuentros, tomándonos unas cervezas en el bar, que ahora si, si que se encontraba abierto.

Un saludo a tod@s.


Desde el Salt enfilamos el sendero local, para empezar a remontar hasta Ares.

Tendremos la presencia del pueblo en todo momento.

Precioso Ares sobre su promontorio.

Vistazo atrás, hacia las fajas del Barranc dels Molins.

Llegando a una zona de pinar de repoblación.

Uno de los numerosos barranquetes que bajan por las laderas occidentales del promontorio de Ares.

Aún nos queda un cacho de subida, el sol ya se ha escondido tras la muela del castillo.

Mientras nuestro trayecto ya permanece en la umbría el sol aún ilumina las fajas de Barranc dels Molins.

Llegando al mismísimo pueblo por sendero, todo un lujo.

Tras cruzar el Portalet (foto), entramos en las calles de Ares, esta es la de les Roques, está claro el porqué, ¿no?.





  • Longitud del recorrido: 19,3 kilómetros.
  • Cota mínima: 988 metros (Barranc dels Prats).
  • Cota máxima: 1278 (Cingle de la Mola)
  • Desnivel acumulado: Unos 500 metros, tanto en ascenso como en descenso.







Crónicas de otras rutas realizadas en Ares del Maestrat:



18 comentarios:

  1. Donde han ido a poner ese pueblo!!!!!. Solo llegar hasta allí tiene que ser una aventura.
    Sin monte pero completa travesía, con grandes momentos para disfrutar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, si no me equivoco solo Vistabella está más alto que Ares en toda la provincia, y la carretera que llega hasta allí es buenísima, las aventuras se viven en su término, que como habrás podido comprobar tiene unos parajes chulísimos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Gran crónica Dani como siempre con todo lujo de detalles,enhorabuena.
    La ruta estupenda y creo que la mejoramos mucho con las variantes que le añadimos bajo tu buen criterio ya que le añadimos ese toque de Cinglos y Fajas que tanto caracterizan a nuestro Maestrazgo.
    En resumen una gran jornada senderista en muy buena compañía.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo genial volver a rutear juntos después de tanto tiempo, y fue bonito hacerlo en Ares, donde hicimos la última ruta juntos. Nos salió una gran y redonda excursión, ya si hubiésemos hecho la circular al Roure ya hubiese sido una bonita ruta, pero el paso por las fajas, las del principio y del final, le dieron un toque de espectacularidad y grandeza a la ruta. Ares, y el Maestrat en general, nunca defraudan.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Hola Dani.

    Chulísima la ruta. Entre esta y las anteriores has hecho que tenga unas ganas de conocer Ares, que ya la tengo en lista por si surge la ocasión. Lo del trabajo de la piedra en seco es tan abundante y contundente en todo el Iberico sur (Cuenca/Teruel/Castelló,etc...) que debiera haber algun tipo de reconocimiento. Por otro lado, la mezcla de fajas y robles es genial, no debería estar mal ver aquello por el mes de Mayo cuando todos esos robles tengas su hoja puesta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro hurgando en internet vi una noticia de 2016 que en Asturias, una fundación tenía la intención de presentar como una candidatura al Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, el trabajo de la piedra en seco, no sé como acabaría la cosa, pero es un paso. Yo sinceramente si que otorgaría ese reconocimiento, por que el trabajo que hicieron nuestros antepasados, sobre todo en las provincias que comentas, es brutal, abancalando en muchos casos desde el mismo fondo de un barranco hasta lo más alto de la montaña, y todo piedra a piedra, sin ningún otro material, y con una precisión de hacer rectos los muros, o dejar perfectas las esquinas, alucinante. El incendio de este verano en Artana ha dejado al descubierto mucho de ese trabajo, que hasta ahora estaba comido por la vegetación.
      Pues si quieres Ares cuando vengáis por aquí yo os llevo a Ares, sin problema ;-) cualquier recorrido que hagamos por allí os encantará.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Dani!!!

    Impresionante ruta y en muy buena compañía.
    Además del roble de más de 7 siglos, me ha impresionado mucho las fajas por las que habéis pasado, espectaculares, con zonas con una sensación de vacío sobrecogedora.
    Vaya tute de kilómetros que os habéis metido.
    Dentro de dos semanas me vas a llegar echando el higado, que estás muy fuerte... jajaja

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos salió una ruta redonda creo yo, añadiendo el paso por las fajas a la ya bonita circular del Roure de les Berrugues. Como ves esta comarca es riquísima en patrimonio, tanto natural como cultural, y tiene escondidos rincones tan espectaculares como esta faja de Cantallops o las del Barranc de les Llomes, que pude recorrerlas hace unos años y que también son espectaculares.
      No vemos en unos días!!!

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Dani
    Jooo me vistas mas chulas!!! No conozco esta zona, nunca he estado por ahí, la verdad que no se porque??

    Será cosa de tomarselo en serio y poner fecha jajaja.

    Vaya grupito que os habeis juntado...casi res jajaja

    Un abrazo
    Jose
    TROTASENDES BENICALAP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué te parece la cuadrilla de maleantes que nos juntamos, lo mejorcito de cda casa jajaja.
      Pues no sé a que esperáis para estrenaros en esta mágica comarca, ya os aseguro yo que os encantará, cualquier ruta que hagáis allí, y que la kilometrada en coche y el madrugón no serán en balde.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Pues así a vote pronto,bien se la podía llamar ''La Ruta de las Fajas''...¿no Dani?...jajaja....
    Bueno bromas aparte,espectacular ruta.Vaya contraste nada mas empezar con esa faja del Cingle de la Mola d'Ares,recordándola de hace unas semanas toda con nieve.
    Sobre esas magistrales obras de arquitectura,que eran y son esos muros de piedra en seco,me uno a lo que comentas de lo poco valorado que esta ese gran trabajo y que era para subsistir.Me quedo con una imagen cuando has fotografiado el Tossal de la Nevera y en la que se aprecian claramente esos muros de piedra en seco...
    Si las imágenes del paso por la faja de Cantallops,ya son para ''ponértelos de corbata'',no te digo ''na'' en directo...jejeje.Un paso realmente impresionante y para recrearse en las vistas totalmente,con ese remate por la faja dels Molins,otra pasada...
    En definitiva un ruton en toda regla y que viendo el perfil,no se si se quedan cortos esos quinientos de desnivel..¡¡ Buff !!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, no hubiese sido mala idea titular la crónica así, pero hubiese sido injusto, pues la ruta tuvo muchos más puntos de interés que las propias fajas, sobre todo ver ese roble, que era precisamente para lo que vinimos a Ares, solo que decidimos añadir las fajas, la del principio, y las del final, para alargar el recorrido.
      Cuando vayáis a Ares a subir el vértice de la Mola no dudéis en pasar por las fajas, en especial las de Cantallops y els Molins.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¡Hola Dani! Ante esta ruta sólo se me ocurre el adjetivo de "majestuosa". Todos los elementos que la componen así lo atestiguan: fajas impresionantes y vertiginosas, robles centenarios, construcciones de piedra en seco, tierras mágicas y duras... Y si sumamos el elenco de senderistas, no podremos decir otra cosa que ruta majestuosa. Volveremos a Ares y recorreremos esas fajas tan impresionantes en cuanto tengamos ocasión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda Emilio, una ruta de las que te dejan completamente satisfecho. Totalmente recomendada. Esa soledad y magia del Maestrat hay que sentirla, ese roble hay que tocarlo, y esas fajas hay que verlas en directo, ya que sinceramente creo que las fotografías no les hacen justicia.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Dani.

    Recorrido muy completo y en buena compañía, que más se puede pedir!. Me ha encantado en especial, todo el camino de regreso por las fajas del barranc dels Molins y sobre todo las de Cantallops, que en su inicio no son nada, pero rápidamente cogen altura y verticalidad.

    El tramo del robledal al ser invierno, pierde bastante encanto, en primavera ya con hoja, seguro que es mucho más vistoso.

    Lo que me ha dejado perplejo, es la longitud del muro, echo en piedra seca (piedra en seco, no se si es lo mismo, o depende de las zonas, se les dice de una forma u otra.

    Por cierto el “azagador” entre los muros de piedra seca, viendo lo ancho que es, parece más una vereda, que un azagador, no?

    Salud y Montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, cierto que quizás los robledales estén más bonitos en primavera y también en otoño, en pleno cambio cromático, pero pensamos que esta sería una buena época para combinar la ruta del Roure con las fajas, ya que teníamos la esperanza, después de las nevadas, los saltos bajasen con agua, pero ahí nos dimos con un canto en los dientes, pero aún así fue todo un gustazo recorrer, por tercera vez ya, esas espectaculares fajas. Y sí, más que un azagador tienes razón, se trata de una vereda, o de una colada o cañada, que es como viene reflejado en el mapa del ICV (Institut Cartogràfic Valencià).

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Dani... después de haberte leído mil veces fue todo un placer el conocerte y pasar un inolvidable día... ¿dices que las fotos no hacen justicia?... la del roble la tengo de fondo de escritorio... y se me ocurrió enseñar las de la faja y los colegas ya se la han guardado en la saca..
    Me choca el tema de reivindicar el trabajo de piedra seca como patrimonio de la humanidad porque ya tuve esa discusión hace diez años en el blog cuando recorrimos el Camí de les Jovades y años después con el Barranc de Molins. Estoy convencido de que se le acabará dando ese reconocimiento.
    Bueno... agradeceros una vez más el tesón tanto tuyo como de Jose en continuar abriéndonos los ojos cada semana. Se lo decía a Jose el otro día... uno cree que lo conoce ya todo y de repente descubre que le queda todo por conocer y no sabes la alegría que me da todo eso. Gracias por descubrirme el Roure, Cantallops y los estupendos momentos que pasamos juntos.

    Un abrazo... salut i montanya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer verte por aquí Paco...y un placer haberte conocido, por supuesto, fue un bonito día de monte.
      Pues mira, ayer mismo subíamos a Vilafranca a hacer unas compras y subiendo el Coll d'Ares vimos a lo lejos la cascada de Barranc dels Molins con un chorro guapo de agua, debido a las lluvias (y nieves allí), del domingo por la tarde y el lunes, y pensé "qué lástima no haberla visto así", por que hubiese sido el broche perfecto a lo que considero que fue una ruta espectacular.
      Y seguro que este Maestrat no tan frecuentado a nivel excursionista esconde muchos más lugares pocos conocidos y a explorar que seguro que nos sorprenderán.

      Un abrazo.

      Eliminar